Xelola Comunicación y Eventos.

Empresa Valenciana dedicada a la comunicación integral. Mk, Web, Prensa, Protocolo, Eventos.


Deja un comentario

Destilerías Plà se une al verde

Exif_JPEG_PICTUREDesde que comenzamos esta andadura desde Xelola siempre nos hemos definido como una empresa joven , emprendedora, especialista en comunicación  y por supuesto valenciana. Por eso, es una satisfacción poder  comunicar a nuestros Xeloleros la nueva incorporación con la que contamos desde hace un par de semanas.  Se trata de Destilerías Plà  una de las empresas más antiguas de la comarca de L’Horta Nord, situada en Puzol desde hace ya 124 años. La peculiaridad de esta empresa reside en su historia, la calidad de cada uno de los productos que elabora artesanalmente en su fábrica situada en la comarca de l’horta nord y también por el carácter eminentemente valenciano de una empresa familiar que sigue a pleno rendimiento más de 100 años después de su apertura.

 

Esta semana Xelola, arranca la andadura online de esta empresa que ha decidido adaptarse al S.XXI en labores de comunicación y ha confiado en nosotras para llevarla adelante.

¡Arrancamos con Destilerías Plà!

logo destileria


1 comentario

Sacar partido de un error o acabar hundido

Ya debían hacerlo con el nacimiento de los medios de comunicación de masas pero ahora con las redes sociales, “los famosos” deben vigilar más que nunca sus comportamientos y apariciones no programadas. Un mal paso y puede cambiar la imagen que la sociedad tiene de ti, un mal paso y quedarás expuesto para siempre.

Eso le ocurrió a Esperanza Aguirre el pasado jueves. La lideresa de los populares madrileños dejó su coche en el carril bus de la Gran Vía de Madrid para bajar a sacar dinero de un cajero. Es un comportamiento poco cívico que se suele repetir todos los días en las calles de cualquier ciudad de España pero si para un desconocido el acto está mal, para un político que debe dar ejemplo de comportamiento en su vida pública y privada, aún está peor.

Como a estas alturas todo el mundo sabe, unos agentes de movilidad multaron a Aguirre merecidamente y esta nerviosa y con ganas de acabar arrancó el coche, tiró una moto de los agentes al suelo y se fue a casa. Multa y fuga en un misma tarde. Los policías la siguieron hasta casa, y después hicieron un parte con todo lo que había sucedió, un parte que puede costarle a Aguirre un juicio y una multa superior por desobediencia a la autoridad.

Los jefes de prensa no pueden acompañarte a sacar dinero, no pueden estar pegados a ti las 24 horas del día, llega un momento en que los personajes públicos deben usar el sentido común. Ante una situación de estas características, Aguirre tenía dos opciones;

1- La Mala. La que utilizó. Además de la multa, comportamiento altivo en plan “como soy famosa me estáis multando y así lo podréis contar a los amiguetes”. Resumido en sus propias palabras “multita o bronquita”.

Consecuencias de este comportamiento. Escándalo mayúsculo en los medios de comunicación, las redes sociales y chiste nacional durante varios días.

speed comic esperanza formula esperanza- fast

2- La buena. La multa no se la va a quitar nadie porque ha cometido una infracción. Aguanta con una sonrisa la situación e intenta sacarle partido. Estate con los agentes el tiempo que haga falta, coge la multa te haces una foto con ella y la subes a la red: “La ley es igual para todos, he dejado el coche en la Gran Vía para sacar dinero y los agentes haciendo perfectamente su trabajo me han multado. Ahora sólo toca pagar. El estado de derecho funciona”.

Así, no se puede asegurar que alguien no le sacará punta a la situación de Esperanza Aguirre multada pero desde el principio hubiera tomado la iniciativa de la situación, hubiera controlado mejor las consecuencias y el tema posiblemente se hubiera finiquitado en un par de horas.

Además con ese carácter extrovertido y populista que solía demostrar Aguirre en actos controlados no le hubiera costado mucho ganarse a los policías y la opinión pública.

Esperanza on-fire

La situación de una política dándose a la fuga después de ser multada es lamentable pero si hay algo peor comunicativamente hablando es intentar justificar tu comportamiento desviando la culpa con descalificaciones hacía la policía en una turné de apariciones públicas en todos los medios que deberían estar totalmente controladas por ella y por su gente de prensa.

Volvamos a las dos opciones.

1-La buena. Nos han multado, nos hemos echado a la fuga, sólo nos queda pedir perdón.

2-La Mala. Seguir dándole vueltas al tema, sin asumir culpas y además hacer declaraciones del tipo de: “No les debía preocupar la fluidez del tráfico”, “La moto estaba muy mal aparcada”, “Hay mucho machismo”, “Los agentes de movilidad eran bastante machistas”, “Oigo que les llaman los agentes de inmovilidad”, “La cara del agente cuando vio quien era yo no se la puede usted imaginar, la cara de quién se frota las manos”.

Más vídeos en Antena3

Esta reacción aún empeora nuestra imagen pública porque ofrecemos la sensación de no aceptar la realidad justo porque somos un personaje público al que no le deberían pasar estas cosas.

Este error de comunicación derivado de un mal comportamiento cívico ha entrado a formar parte del currículo como personaje público de Esperanza Aguirre. Un anécdota que llega para quedarse y que será prácticamente imposible hacerla olvidar por mucho trabajo de gabinete de prensa que se realice.


Deja un comentario

De profesión, troll

Con la llegada de las redes sociales ha aparecido todo un listado de nuevas “figuras” que tienen en el troll su ejemplo más desagradable. Hasta la llegada de twitter los trolls no habían salido en el imaginario colectivo de la serie de dibujos animados David El Gnomo pero ahora hasta los más mayores saben que un troll es un personaje irreal que se dedica a incordiar en las redes sociales.

Mauricio Colmenero

Mauricio Colmenero, uno de los pérfiles más activos y más seguidos en twitter

¿Cómo lo saben? Una de sus fechorías más recientes en España fue la publicación en twitter de un centenar de números de teléfono de famosos entre los que estaban desde Iker Casillas a Belén Esteban pasando por Isabel Pantoja.

Es el caso más grave aunque normalmente un troll no suele llegar a estos extremos que implican directamente un delito. Por lo general desde el anonimato se dedican a hacer comentarios irreverentes sobre temas de actualidad o a incordiar a los famosos que ilusamente han querido usar el twitter para relacionarse con sus fans. Así le pasó a Fernando Alonso que bajo el hashtag #preguntaAlo, invitó a sus seguidores a que le realizasen todas las preguntas que quisieran. Dicho y hecho, los trolls se pusieron en acción y de las casi 9.000 cuestiones que recibió, una buena parte se realizaron en tono chistoso del tipo de “¿Es cierto que tienes tanto cuello que te haces el nudo de la corbata en el pecho?, ¿Tú también sueñas con morfeo?”.

Ni que decir tiene que él #GraciasSara fue otro de esos momentos en que los trolls camparon a sus anchas por las redes sociales.

Los trolls políticos

Si hay un sector en que los trolls son especialmente activos y grotescos es en la política. A nadie se le escapa que los partidos políticos tienen twitteros profesionales en nómina y hasta ahí todo es legal y moral. Crean hashtags, siguen a los líderes y tuitean casi al minuto sus palabras y opiniones. Estos twitteros profesionales a veces se enzarzan con los del bando contrario en discusiones que no les llevan a ningún sitio, nada que no ocurra con frecuencia en el mundo analógico.

A estos twitteros profesionales se les unen los trolls. Dicen los partidos políticos que ellos de esto no se hacen cargo, que no saben de su existencia y que no tiene nada que ver con sus maquinarias de partido. Vamos a creérnoslo, pero lo que está claro es que estos trolls acaban haciendo lo contrario a lo que pretenden. En vez de minar al adversario político consiguen desprestigiar al partido al cual dicen no pertenecer porque sus opiniones a veces son tan salvajes que les dejan a ellos y a los que las comparten en mal lugar.

Estos trolls además tienen una característica. Son trolls con carrera. Me explico. Aquí no estamos frente a un perfil claramente inventado como el de Mauricio Colmenero. Ahora hay que ir un paso más allá, hay que darle apariencia verosímil. Estos elementos van de abogados, ingenieros, arquitectos, personajes inventados que curiosamente nunca hacen ninguna mención a la que dicen es su profesión. Sus fotos de perfil son de bases de imágenes o de usuarios del otro lado del mundo, eso sí, siempre guapos y atractivos.

Según publicaba el Valencia Plaza es muy fácil reconocerlos cuando le echas un vistazo al timeline. En realidad apenas publican opiniones pero retuitean lo más insultante que encuentran sobre “sus enemigos”.

troll1

Perfiles inventados

De esta tipología, por lo reciente de la situación cabe mencionar a uno de los trolls políticos más famosos de la Comunitat Valenciana. 4.500 fans entre ellos algún que otro periodista. Hablamos del topo del Palau. Su fuente de inspiración está vez es la realidad. Un o varios funcionarios del gobierno valenciano que en alguna ocasión filtra información delicada sobre el Presidente Fabra a los medios de comunicación. Si ese trabajador está detrás del perfil, no se sabe, pero la oportunidad de dar vida a un troll en twitter a cuenta de este tema no se podía dejar pasar. La respuesta de la Generalitat fue iniciar una ronda de entrevistas con sus trabajadores con el objetivo de dar caza al topo, algo que al transcender dio aún más alas al troll.

Los trolls y la reputación de marca

Uno de las preocupaciones más importantes para la marcas es mantener su reputación on-line. Con la llegada de los trolls la cosa no resulta fácil, cualquier movimiento en falso puede desatar una oleada de críticas.

Dos ejemplos:

1- Una queja de un cliente real que desemboca en una crisis de reputación on-line. Es el caso de British Airways. Un viajero, Hasad Syed se enfadó muchísimo porque la compañía perdió la maleta de su padre, tanto que compró un tuit para quejarse. Alcanzó unas 76.000 impresiones y otras tantas opiniones. La aerolínea tuvo que salir al paso unas horas después para comunicar que la maleta ya estaba en manos de su dueño.

british airways

Un ciudadano que compró un tuit para quejarse del servicio de British Airways

2- La queja de un troll. Lo mejor es ver la secuencia de los hechos de este caso protagonizado por la FNAC.

caso FNAC

En FNAC contestaron a un comentario de un troll

Lo importante en estos casos en que está en juego la reputación de marca es identificar si el comentario negativo viene o no de una persona real. Si es así hay que responder lo más rápido posible y solucionar el problema antes de que los verdaderos trolls ataquen y puedan convertir el enfado de un cliente en un peligro para la reputación.

Si por el contrario el cometario viene de un troll, habrá que valorar la respuesta. Podemos dar la callada o intentar jugar con sus mismas armas como hizo FNAC y esta vez le salió bien ya que se metió al resto de tuiteros en el bolsillo.

¿Qué podemos hacer contra los trolls?

  1. Responder con educación. Es la primera táctica. Ya os decimos que no va a funcionar, pero por lo menos vosotros quedaréis bien.
  2. No hacer caso. Es la actitud más inteligente. El troll precisamente lo que quiere es que respondas y si lo haces indignado habrá conseguido la mayor de sus victorias posibles.
  3. En ningún caso debes decir algo así como: “abandono twitter porque está lleno de intolerancia”. Los trolls habrán conseguido lo que pretenden. Le ha pasado a algunos famosos tan dispares como la candidata del PSOE al parlamento europeo Elena Valenciano o a la presentadora Cristina Tárrega.
  4. Quejarse formalmente a Twitter. Por ejemplo en el Reino Unido se recogieron más de 120.000 firmas para que twitter incluyera una forma de denunciar directamente aquellos mensajes que contenían insultos, amenazas o sirvían para acosar. La iniciativa surgió a instancia de varios cargos públicos que habían recibido amenazas de todo tipo en la red. Stella Creasy, miembro del parlamento británico y la subsecretaria de Estado Yvette Cooper comenzaron a recibir incluso amenazas de bomba. Caroline Criado-Pérez recibió amenazas de violación durante dos días por su campaña para que el Banco de Inglaterra no retirara las imágenes de mujeres en sus billetes.

Optemos por la solución que optemos, sólo una recomendación final:

Keep Calm